Política de cookies

Este sitio usa cookies propias y de terceros para facilitar la navegación y obtener información de estadísticas de uso de nuestros visitantes. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón 'Aceptar' o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón 'Configurar cookies'

Para más información consulta nuestra Política de cookies

Configuración de cookies

Desde aquí puede activar o desactivar las cookies que utilizamos en este sitio web, a excepción de las de técnicas, que son imprescindibles. Si no selecciona ninguna opción, equivale a rechazar todas las demás cookies.

Cookies técnicas y de sesión, estrictamente necesarias

Sesión: PHPSESSID, SERVERID, Incap_ses_*_* y visid_incap_*

Permiten mantener la coherencia de la navegación y optimizar el rendimiento del sitio web, son imprescindibles

Técnica: config

Guarda la configuración de cookies seleccionada por el usuario

Cookies de terceros

Google Analytics: _gat, _gid y _ga

Utilizamos estas cookies para obtener información de estadísticas de uso de nuestros visitantes. Están gestionadas por Google, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Facebook: _fbp

Cuando mostramos información incrustada de la red social Facebook, se genera automáticamente esta cookie. Está gestionada por Facebook, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Twitter: eu_cn, ct0, guest_id y personalization_id

Cuando mostramos información incrustada de la red social Twitter, se generan automáticamente estas cookies. Están gestionadas por Twitter, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Política de cookies

COMISIONES OBRERAS DE CEUTA informa que este sitio web usa cookies para

  1. Asegurar que las páginas web puedan funcionar correctamente

  2. Recopilar información estadística anónima, como qué páginas ha visitado la persona usuaria o cuánto tiempo ha permanecido en el sitio web.

  3. Mostrar contenido de redes sociales, siempre relacionado con información de la organización de CCOO.

Informamos que contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a la de CCOO que podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.

A continuación encontrará información detallada sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este sitio web, cómo puede desactivarlas en su navegador y cómo bloquear específicamente la instalación de cookies de terceros.

  1. ¿Qué son las cookies?

    Las cookies son archivos que los sitios web o las aplicaciones instalan en el navegador o en el dispositivo (smartphone, tablet o televisión conectada) de la persona usuaria durante su recorrido por las páginas del sitio o por la aplicación, y sirven para almacenar información sobre su visita.

    El uso de cookies permite optimizar la navegación, adaptando la información y los servicios ofrecidos a los intereses de la persona usuaria, para proporcionarle una mejor experiencia siempre que visita el sitio web.

  2. Tipología, finalidad y funcionamiento

    Las cookies, en función de su permanencia, pueden dividirse en cookies de sesión o permanentes. Las primeras expiran cuando la persona usuaria cierra el navegador. Las segundas expiran cuando se cumple el objetivo para el que sirven (por ejemplo, para que la persona usuaria se mantenga identificada en el sitio web) o bien cuando se borran manualmente.

    Adicionalmente, en función de su objetivo, las cookies utilizadas pueden clasificarse de la siguiente forma:

    • Estrictamente necesarias (técnicas): Son aquellas imprescindibles para el correcto funcionamiento de la página. Normalmente se generan cuando la persona usuaria accede al sitio web o inicia sesión en el mismo y se utilizan para identificarle en el sitio web con los siguientes objetivos:

      • Mantener la persona usuaria identificada de forma que, si abandona el sitio web, el navegador o el dispositivo y en otro momento vuelve a acceder a dicho sitio web, seguirá identificado, facilitando así su navegación sin tener que volver a identificarse

      • Comprobar si la persona usuaria está autorizada para acceder a ciertos servicios o zonas del sitio web

    • De rendimiento: Se utilizan para mejorar la experiencia de navegación y optimizar el funcionamiento del sitio web

    • Analíticas: Recopilan información sobre la experiencia de navegación de la persona usuaria en el sitio web, normalmente de forma anónima, aunque en ocasiones también permiten identificar de manera única e inequívoca a la persona usuaria con el fin de obtener informes sobre los intereses de la persona usuaria en los servicios que ofrece el sitio web.

    Para más información puedes consultar la guía sobre el uso de las cookies elaborada por la Agencia Española de Protección de Datos en https://www.aepd.es/sites/default/files/2020-07/guia-cookies.pdf

  3. Cookies utilizadas en este sitio web

    A continuación, se muestra una tabla con las cookies utilizadas en este sitio web, incorporando un criterio de "nivel de intrusividad" apoyado en una escala del 1 al 3, en la que:

    Nivel 1: se corresponde con cookies estrictamente necesarias para la prestación del propio servicio solicitado por la persona usuaria.

    Nivel 2: se corresponde con cookies de rendimiento (anónimas) necesarias para el mantenimiento de contenidos y navegación, de las que solo es necesario informar sobre su existencia.

    Nivel 3: se corresponde con cookies gestionadas por terceros que permiten el seguimiento de la persona usuaria a través de webs de las que COMISIONES OBRERAS DE CEUTA no es titular. Puede corresponderse con cookies donde se identifica a la persona usuaria de manera única y evidente.

    TABLA DE COOKIES UTILIZADAS
    CookieDuraciónTipoPropósitoIntrusividad
    PHPSESSID, SERVERID, Incap_ses_*_* y visid_incap_* Sesión Imprescindibles Mantener la coherencia de la navegación y optimizar el rendimiento del sitio web 1
    config 1 año Imprescindibles Guardar la configuración de cookies seleccionada por el usuario 2
    Google Analytics (_gat, _gid y _ga) 24 horas Analítica, de terceros (Google) Permitir la medición y análisis de la navegación en las páginas web 3
    Facebook (_fbp) 3 meses Terceros (Facebook) Mostrar información incrustada de la red social Facebook 3
    Twitter (eu_cn, ct0, guest_id, personalization_id) Sesión Terceros (Twitter) Mostrar información incrustada de la red social Twitter 3

    Desde los siguientes enlaces puedes consultar la política de cookies de terceros: Política de cookies de Google, Política de cookies de Facebook, Política de cookies de Twiter

  4. Deshabilitar el uso de cookies

    La persona usuaria en el momento de iniciar la navegación de la web, configuró la preferencia de cookies.

    Si en un momento posterior desea cambiarla, puede hacerlo a través de la configuración del navegador.

    Si la persona usuaria así lo desea, es posible dejar de aceptar las cookies del navegador, o dejar de aceptar las cookies de un servicio en particular.

    Todos los navegadores modernos permiten cambiar la configuración de cookies. Estos ajustes normalmente se encuentran en las Opciones o Preferencias del menú del navegador.

    La persona usuaria podrá, en cualquier momento, deshabilitar el uso de cookies en este sitio web utilizando su navegador. Hay que tener en cuenta que la configuración de cada navegador es diferente. Puede consultar el botón de ayuda o bien visitar los siguientes enlaces de cada navegador donde le indicará como hacerlo: Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari

    También existen otras herramientas de terceros, disponibles on-line, que permiten a la persona usuaria gestionar las cookies.

  5. ¿Qué ocurre al deshabilitar las cookies?

    Algunas funcionalidades y servicios pueden quedar deshabilitados, tener un comportamiento diferente al esperado o incluso que se degrade notablemente la experiencia de navegación de la persona usuaria.

  6. Actualización de la Política de cookies

    COMISIONES OBRERAS DE CEUTA puede modificar esta política de cookies en función de exigencias legislativas, reglamentarias, o con la finalidad de adaptar dicha política a las instrucciones dictadas por la Agencia Española de Protección de Datos, por ello se aconseja a la persona usuaria que la visite periódicamente.

    Cuando se produzcan cambios significativos en esta política de cookies, se comunicará a través de la web.

actua

Sin recursos, no hay inclusión

    20/02/2022.
    Colegio San Antonio Ceuta

    Colegio San Antonio Ceuta

    "Sin recursos, no hay inclusión". Esta frase, sencilla y concluyente, sintetiza la movilización impulsada por un conjunto de entidades (entre las que figuran tres sindicatos del ámbito educativo) para reivindicar ante el Ministerio de Educación y Formación Profesional una ampliación de las plantillas (docentes y profesionales de los servicios complementarios) que se ocupan específicamente de los alumnos con necesidades educativas especiales. Este estallido se produjo en el primer trimestre del curso como consecuencia de dos hechos coincidentes. Por un lado, se impuso efectivamente la obligatoriedad (legal) de atender a este colectivo en el aula ordinaria (principio metodológico de inclusión educativa) Hasta este curso se había soslayada de manera taimada con la anuencia de la administración. Por otra parte, los efectivos del Plan de Empleo (concebidos de manera errática como una especie de “brigada de socorro de la educación especial”) demoraron su incorporación hasta el inicio del segundo trimestre por razones absolutamente ajenas al sistema educativo (riesgos de utilizar instrumentos inadecuados). La conclusión era más que previsible. Durante tres eternos meses, en todos los centros reinó una incontenible amargura. La falta de recursos para atender al alumnado fue clamorosa. Los especialistas no daban abasto. Los tutores se veían impotentes para desplegar su labor habitual teniendo que atender, además, a alumnos y alumnas que necesitan una atención individualizada, imposible de dispensar en aulas con más veinticinco alumnos. Los escasos profesionales de servicios de la plantilla del ministerio se frustraban en un vano esfuerzo para multiplicarse por tres. Este formidable caos contaminó la vida interna de los colegios y trascendió a las familias que se angustiaban siendo conscientes de que sus hijos e hijas, muy necesitados de apoyo y ternura, no podían ser atendidos adecuadamente. Este fue el origen del conflicto. La justa reacción social para reclamar al ministerio el cumplimiento de sus obligaciones en el ejercicio de sus competencias.

     

    La prueba irrefutable de la razón que asiste a las entidades reivindicativas está, precisamente, en la situación que se vive en los centros desde que se han incorporado los trabajadores y trabajadoras de los planes de empleo. Ahora sí existen recursos suficientes. Cada alumno o alumna con afectación severa dispone de un asistente educativo que lo atiende personalmente durante la jornada. Existen cuidadores suficientes para desempeñar sus funciones correctamente. Aunque aún se siguen observando carencias (graves) en algunos casos (tales como fisioterapeutas o enfermeras). El cambio radical operado por la dotación de los planes de empleo demuestra la indiscutible escasez de las plantillas del Ministerio destinadas a la educación especial.

    A pesar de esta evidencia, el Ministerio, durante el conflicto (que aún se mantiene) se ha mostrado muy beligerante rozando por momentos una incomprensible soberbia institucional. Es probable que en el subconsciente pese mucho el remordimiento de quienes se atribuyen la condición de adalides de la equidad educativa y son, a la vez, los responsables de abandonar a su suerte al colectivo más vulnerable de la sociedad. La posición del Ministerio, rechazando categóricamente las demandas sociales, se fundamente en tres verdades que sólo cabe calificar de miserables. “Se puede falsear la historia sin decir una sola mentira” (inteligente aforismo de perfecto encaje en este caso). Han construido una trinchera aritmética, desprovista por completo de pedagogía y sensibilidad; precisamente lo que ellos mismos deberían haber aportado.

     

    Un primer argumento es que “ahora hay más recursos para la educación especial que nunca”. Absolutamente cierto. Lo que no dicen es que antes no se practicaba la inclusión educativa (lo que reduce en, aproximadamente, un sesenta por ciento la carga lectiva de atención por alumno); y que el aumento del alumnado con trastorno del espectro autista (el que demanda una atención más personalizada) ha aumentado muy considerablemente en los últimos años. En términos proporcionales (la ratio de horas de atención por alumnos, ha disminuido).

     

    Su segunda verdad exculpatoria se basa en el viejo aforismo “en todas partes cuecen habas”. Según el Ministerio, en otras regiones están peor. Esta “brillante” idea probablemente provenga de la excesiva influencia andaluza que se deja notar en las altas esferas de la Dirección Provincial. Debe ser verdad, porque en ciudades como Cádiz, Sevilla o Málaga también se están llevando a cabo movilizaciones. Lo que ocultan los cancerberos de la negación es que en esas otras comunidades existen una amplia red de recursos disponibles en otros ámbitos. Además, y en cualquier caso, provoca vergüenza ajena que el Ministerio responda a familias, docentes y profesionales, preocupados por el devenir de un segmento especialmente vulnerable de la población escolar, escondiéndose tras deficiencias ajenas.

    El último argumento sobre el que pivota la displicente indiferencia gubernamental es que “ellos cumplen la ley”. Es una verdad convenientemente fragmentada. Porque se les “olvida” decir que cumplen “el mínimo” establecido en la ley. Y esta es la clave de este asunto y sobre la que debería centrarse el debate.

     

    La Orden Ministerial que regula la atención a la diversidad (del año dos mil diez) recoge, en un anexo, los recursos mínimos con los que deben contar los centros para cumplir el contenido de la ley. Es cierto que ese nivel mínimo se cumple en Ceuta (aunque en más casos de los deseables los denominados “apoyos” actúen en la práctica más como comodines del centro para atender bajas y otras eventualidades, que como efectivos de atención a la diversidad). Lo que sucede es que la misma ley dice que estos recursos mínimos se “podrán” (el futurible volitivo que actúa como eficaz salvoconducto para la ineficacia administrativa) ampliar en función de las necesidades. Esta parte de la ley, también es de obligado cumplimiento (existe una perversa tendencia en este ministerio a incumplir impunemente las leyes que él mismo obliga a cumplir a los demás). Y este es el motivo de la controversia. ¿Cómo se concreta el concepto abstracto “necesidad”?

     

    El Ministerio funciona actualmente de la siguiente manera: asigna el mínimo legal a cada centro y, a partir de ahí, añade los efectivos que buenamente puede ir recuperando (cupo sobrante o excedente) y los reparte por los centros con más alumnos y alumnas con necesidades educativas especiales. Cada centro distribuye los horarios disponibles entre el alumnado que alberga. La “buena voluntad” no se puede negar. Pero la improcedencia, ineficiencia e ineficacia del sistema, tampoco. Entre otros motivos porque el término “necesidad” en educación especial no es único y no tiene una unidad de medida uniforme. Se debe calibrar de manera independiente e individual para cada uno de los casos.

     

    El método correcto para asignar los efectivos a los centros debería ser el inverso (es el que se utiliza para el resto de las enseñanzas); es decir, en primer lugar, se debe cuantificar el volumen de total horas preciso para atender convenientemente a cada alumno en función de sus propias características (este es el principio de equidad educativa). Para ello, el informe preceptivo de cada alumno, debería incluir, no sólo diagnóstico y medidas, sino no también carga lectiva consecuente. El horario así estimado es el criterio riguroso para determinar las plantillas por centro y especialidad. Eso es practicar la equidad educativa. Atender con dignidad y calidad a todos por igual. Lo contrario (lo que se hace) es seguir tratando (como en olvidados tiempos pretéritos) a este segmento de la población escolar desde la óptica de la “compasión” mal entendida, y que se debe conformar con lo que buenamente se les proporcione. No tiene derecho a más. Por ahí no pasamos. Seguiremos insistiendo.